Saludo Presidenta ADENYD

La desnutrición es un problema común en todos los niveles de atención sanitaria. Las enfermeras deberían ser desde el principio de su relación con el paciente el mejor garante de su estado nutricional, esto puede ser así cuando el paciente acude a urgencias o está ingresado y hasta el mismo momento de su egreso hospitalario o regreso a la comunidad. Si bien es cierto que para ello debiera mantener entre sus prioridades la evaluación, vigilancia, control y seguimiento del estado nutricional.

A veces puede ser útil recordar que tanto la valoración, según el Modelo de Necesidades Básicas de Virginia Henderson o por los Patrones Funcionales de Salud de Margory Gordon, fijan desde su comienzo, la necesidad de establecer la situación nutricional de la persona y, como los dos primeros diagnósticos que la NANDA establece, hacen referencia al desequilibrio nutricional por exceso (NANDA 00001) y por defecto (NANDA 00002). Por tanto, cualquier enfermera que valore correctamente a un paciente está realizando una valoración del estado nutricional y estableciendo las bases de un diagnostico enfermero al relacionar el estado nutricional con la necesidad de cuidados y la enfermedad. Es necesario conseguir que esto sea una realidad demostrando que los profesionales enfermeros garantizan el logro de los mejores resultados, en términos globales de salud y calidad de vida de los pacientes que demandan cuidados nutricionales.

Nos jugamos la seguridad del paciente, la mejora de la calidad de los servicios y la costo-efectividad de las intervenciones. Por supuesto todo ello contribuye a la sostenibilidad del sistema sanitario con una mayor cohesión de los equipos asistenciales y a la satisfacción de nuestros pacientes y su entorno familiar.

Desde ADENYD lanzamos todo nuestro esfuerzo para acabar con esta paradoja a la que se enfrenta el mundo actual, una importante parte de la población sufre situaciones intolerables de falta de alimentos y otra parte de la misma presenta situaciones totalmente contrarias con importantes y graves situaciones de sobrepeso y obesidad, por exceso de los mismos. En nuestro país ambas situaciones son capaces de coexistir en todas las zonas geográficas, en todos los ámbitos asistenciales e incluso en la misma persona.

La desnutrición relacionada con la enfermedad (DRE), por su especial relevancia para un análisis de la calidad en la praxis asistencial sanitaria, es el desequilibrio nutricional por defecto que merece, desde el punto de vista asistencial, una mayor atención por parte de las enfermeras, ya que su existencia es uno de los indicadores que mejor definen la calidad de la atención sanitaria y, por extensión, de sus profesionales.

Alcalá de Henares, cuna de la cultura, nos dará marco para profundizar sobre este apasionante tema. Contamos contigo y con todos los profesionales sanitarios que quieran debatir y poner su granito de arena en la solución de un problema sanitario de primer orden.

Mercedes López-Pardo Martínez

 
Síguenos
Visitas: 0002061
El tiempo en Madrid